This site has limited support for your browser. We recommend switching to Edge, Chrome, Safari, or Firefox.
🎁 ENVÍO GRATIS: A PARTIR DE 39€ | ENTREGA EN 24-48 H

💳 Fracciona o paga a plazos con SeQura

CÓMO LAVAR LA ROPA DE CAMA DE BEBÉ

Si a menudo buscamos lo mejor para nosotros, ¿cómo no vamos a buscarlo todavía con más ímpetu para un bebé? A un bebé queremos darle siempre lo mejor: esas sábanas, esas mantas, esas toallas… Siempre buscando lo más suave y lo más agradable, ya que van a estar en contacto directamente con su piel durante muchas horas.

Pero, ¿cómo podemos mantener ese tacto a través de los lavados para que no perder esa suavidad tan agradable y a la vez, asegurarnos de que la prenda dure? Al fin y al cabo si hemos invertido en textiles de calidad, es lo que buscamos.

Hoy trataremos de responder a esta pregunta hablando sobre las mejores maneras de lavar la ropa de cama para bebés, haciendo especial hincapié no sólo en que quede realmente limpia, también en que mantenga un olor fresco y resulte segura para los más pequeños.

Cómo lavar la ropa de cama de bebé

Antes que nada debemos hablar de los productos de limpieza que emplearemos. Siempre recomendamos utilizar productos ecológicos en general, pero en el caso de la ropa de cama para bebés, todavía hacemos mayor hincapié en buscar siempre detergentes seguros y que no puedan resultar tóxicos.

Detergentes para lavar la ropa de cama de bebé

Si utilizamos un jabón líquido que sea suave y que no esté perfumado ni incluya colorantes, podremos evitar que la delicada piel de nuestro bebé se acabe irritando. Además también ayudará a preservar el tejido de la propia ropa de cama.

Algunas personas utilizan un detergente en concreto (por costumbre, o porque les gusta el olor, o por afinidad a una marca concreta) mientras que utilizan otro específico para lavar la ropita de cama de su bebé. Deberíamos tener en cuenta que todo lo que es bueno para nuestro bebé, también es bueno para nosotros. Es decir, que podemos evitar complicaciones y utilizar el mismo detergente para toda la familia. ¿Y si luego queremos dar a nuestra ropa de cama un toque personal  o perfumarlo? Pues siempre podemos utilizar un difusor de aromas.

Además, si lo hacemos así, cualquier otra persona que conviva con nosotros y que también sea propensa a sufrir alergias en la piel (algo cada vez más frecuente), también lo agradecerá.

Es conveniente evitar también el uso de lejía, puesto que los productos químicos son más propicios a causar irritación en pieles delicadas. Además también son más agresivos para los tejidos.

Cómo secar la ropa de cama de bebé

Siempre es fundamental secar completamente todas juego de ropa de cama infantil la ropa de cama. En el caso de la ropita de cama de bebé todavía es más importante, puesto que si se queda algo húmeda, por poco que sea, es muy propensa a la aparición de hongos y bacterias. Por eso tenemos que asegurarnos de que tanto las sábanas, como las mantitas o toallas se sequen completamente.

Sin embargo hay personas que no cuentan con ese espacio o, lo que es peor, en su zona hay demasiado polvo o contaminación que podría terminar adhiriéndose a la ropa de cama mientras la dejamos secar al aire libre. Es importante evitar esto, especialmente para las personas que sufran de alergias o de asma. En estos casos la única alternativa sería secar la ropa en una secadora, siempre a temperatura mínima.

Cómo lavar las sábanas de cuna de bebé

En principio, podemos lavar la ropa de cuna de nuestro bebé teniendo en cuenta os mismos cuidados que empleamos cuando lavamos nuestras mejores sábanas.

También es posible lavarla con agua fría y un detergente líquido no agresivo, secándolas bien al aire libre o en una secadora a baja temperatura, y separándolas por colores. A la hora de lavarlas, las separaremos del resto de ropa de casa, para evitar posibles gérmenes. Una vez terminemos con la secadora, podemos plancharlas si preferimos como quedan, pero siempre al mínimo.

Las Sábanas de don algodon baby son muy eficaces a la hora del secado y recobran cada vez más calidad tras cada lavado

¿Cada cuánto tiempo hay que lavar las sábanas de cuna?

Las sábanas de cuna deberían lavarse al menos una o dos veces a la semana. Si entre medias hay algún pequeño accidente y se ensucian (algo muy frecuente con los bebés), habrá que lavarlas nuevamente.

 

SÁBANAS DON ALGODON BABY - COMPRAR

Cómo lavar las mantas de bebé

Las mantas baby y la ropa de cama infantil son ideales para que nuestro bebé duerma a gusto y calentito, aparte de ser suficientemente resistentes. Muchos pequeños suelen crear una especie de vínculo con su mantita, utilizándola a veces durante años. Podemos mantenerla suave y en buen estado si la lavamos de la manera correcta.

Lo mejor es escoger un tejido que podamos lavar (y secar) como mínimo una o dos veces por semana. El algodón es una apuesta segura. Una mantita de algodón resistirá lavados frecuentes. Además también se puede lavar a mano en agua fría o en secadora a baja temperatura. Eso sí, evitando también el uso de lejía o de blanqueantes.

COMPRAR ROPA DE CAMA BEBÉ

 

Como lavar un colchón de bebé

Si bien las sábanas de cuna protegerán el colchón de nuestro bebé, no por ello debemos pasar por alto el limpiar el colchón con frecuencia a fin de mantenerlo libre de gérmenes.

Si hay algún accidente o se mancha, es importante limpiarlo de manera inmediata, evitando la posible aparición de moho o de bacterias sobre el mismo. Y aunque no haya accidentes, es importante que durante los primeros meses del bebé lo limpiemos una vez cada semana o como mucho cada dos semanas.

Para limpiarlo simplemente retiraremos las sábanas de cuna y utilizaremos uno de los accesorios de la aspiradora especiales para atrapar el polvo y las pieles muertas. Lo haremos a ambos lados del colchón, para acto seguido pasar un paño húmedo y dejar secar el colchón al aire libre. Si cuidamos bien el colchón de nuestro bebé, éste nos puede durar perfectamente una década.

Cómo guardar la ropa de cama de bebé

Al igual que recomendamos a la hora de lavar la ropa, también es importante guardar la ropa de bebé separada del resto de la ropa de casa, para ayudar a evitar posibles gérmenes o bacterias.

Antes de guardar la ropa de cama de bebé, nos aseguraremos siempre de que esté total y absolutamente seca. Podemos guardarla en un armario, en un guardarropa o en un baúl que se encuentre en una estancia totalmente seca y fresca. La idea es que esta ropita de cama se encuentre en perfecto estado cuando vayamos a utilizarla, porque teniendo bebés en casa, nunca sabemos en qué momento nos puede hacer falta urgentemente.

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

Cart

No more products available for purchase

Your cart is currently empty.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos