Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Compra ahora, paga después o Fracciona tu pago con SeQura

Cómo hacer la transición de verano a invierno

¿A quién no le ha pasado que espera con mucho entusiasmo la llegada del verano y sin darse cuenta se ha esfumado de repente? En un abrir y cerrar de ojos nos encontramos a principios de septiembre sin saber en qué momento hemos hecho este cambio tan significativo.

Y es que septiembre es un mes mágico. Para muchos significa el comienzo de algo nuevo: ilusión por empezar nuevos retos y esperanza en tener nuevas oportunidades. Para la mayoría de nosotros significa además, la entrada a una nueva estación.

Como cada temporada, nos preparamos mentalmente para hacer los cambios pertinentes en nuestro armario y también en la decoración y textiles de nuestro hogar. La llegada de un clima más fresco, la calidez de los colores del otoño, la aparición de nuevas flores y frutos propios de la estación o la reducción de las horas del sol en la jornada, nos lleva a implementar ciertas modificaciones para estar en sintonía con el mundo natural que nos rodea.

¿Cómo iniciar el cambio de estación en nuestro hogar?

Este es uno de los puntos más críticos y que supone un esfuerzo mayor porque hay que tener en cuenta varios aspectos. Sin embargo, son muchos los que disfrutan haciendo estos cambios y preparando sus hogares para una época mucho más acogedora en la que lo que más apetece es quedarse en casa.

A nivel decorativo:

  • En otoño e invierno queda especialmente bien la presencia de vidrio en el salón, dormitorio o cocina: pueden utilizarse jarrones para las plantas, algún frasco con piedras en tonos marrones y crudos de decoración o centro de mesa, etc.
  • Utiliza plantas de todo el año en colores cálidos como un verde botella o un marrón claro. Le darán un toque extra a tu espacio y además sentirás un oasis de paz muy natural.
  • Decora tu cocina con un bol de frutas de otoño o de todo el año como centro de mesa: una combinación de plátanos, uvas, peras y manzanas rojas quedarán perfectas y atraerán sensaciones muy otoñales.
  • Los cojines son un punto clave en decoración. Tu sofá de interior o tu sofá de exterior necesitarán un cambio en cojines, fundas de sofá y plaids. Cambiamos los cojines fresquitos y coloridos de algodón por cojines de terciopelo de color granate o malva, por ejemplo. O si lo preferimos, también podemos darle otro toque a nuestro sofá cambiando los cojines (bien los propios cojines para sofa o las fundas de cojines) de nuestro sofá por otros de con bordes en forma de plumas, que le darán un aire más otoñal, más cálido y con una sensación extra de textura. Añadimos fundas de sofá más cálidas, suaves y de colores más oscuros que inviten a relajarte. Por otro lado, los plaids también tienen un papel fundamental como decoración. El tejido de algodón y los colores neutros o pastel dan paso a las mantas más confortables. Una es la Degradé, que gracias a su relleno mantiene el calor corporal durante los meses más fríos y otra es la Sherpa, cuyo reverso de borreguito aumenta su efecto cálido. ¡No querrás moverte del sofá!
  • Los estores y cortinas: son muchos los que renuevan también sus cortinas o estores optando por tejidos menos opacos pero colores más neutros. De esta forma puede pasar mejor la luz del sol al interior de la casa que tiende a concentrar más el frío por las bajas temperaturas exteriores.

A nivel de ropa de cama:

La llegada del otoño también supone un cambio en cuanto a la ropa de cama. Las sábanas de algodón pasan a ser sábanas de franela o de coralina. Empezamos a utilizar colchas de entretiempo para cubrirnos las noches más refrescantes e incluso, los más frioleros van a empezar a utilizar edredones.

Por otro lado, hay pocas cosas que apetezcan más cuando va cambiando el tiempo y llegando el frío, como permanecer acurrucados y a gusto en el sillón o en el sofá con una buena manta calentita. Para leer, para estar charlando, para estar viendo la televisión… Date un pequeño capricho y busca tus mantas para sofá perfectas para ti y para esos momentos de relax que todos merecemos.

¡No te preocupes! Todo esto supone un cambio completo pero muy progresivo. Puedes empezar haciendo modificaciones muy pequeñas en tu tiempo libre para poco a poco acabar abordando todos los rincones de la casa. ¡Ánimo y a por ello!

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Cesta

No hay más productos disponibles para comprar

Tu cesta está vacia.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos