Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Compra ahora, paga después o Fracciona tu pago con SeQura

¿Por qué soñamos?

El sueño es el mecanismo que tenemos para procesar la información, los recuerdos, las emociones, el descanso físico y mental. A través del sueño profundo, se pone en marcha nuestro sistema límbico en el que participan varias estructuras cerebrales, regulando nuestra respuesta fisiológica a los estímulos.

Dormir es importante, pero lo realmente funcional es soñar. ¿Cuántas veces has soñado la respuesta a un problema que tenías? ¿Te ha pasado que tras un sueño, has visto mucho más claro un asunto complejo? No debemos subestimar la capacidad de nuestro subconsciente, que se comunica con nuestro consciente, precisamente en esos momentos de sueño profundo. Recordar los sueños puede establecerse como hábito, entre otras cosas, teniendo la costumbre de escribirlos en un diario de sueños.

En la vigilia, percibimos mucha información de forma inconsciente: datos, gestos, detalles, colores, olores… Al pasar a la fase de sueño, el inconsciente comunica al subconsciente gran cantidad de esa información, que de forma consciente al despertar, nos puede ser de gran ayuda.

Para que se de la capacidad de soñar, es imprescindible un recorrido en nuestras ondas cerebrales, pasando de beta a alfa, theta y finalmente delta. Esta última es la que nos proporciona un sueño profundo, y en ese sueño profundo, cada noche, nos introducimos en la fase REM (Rapid Eye Movement, por sus siglas en inglés). En estas fases se producen los sueños, en los que cada suceso del día puede afectar.

Nuestras emociones, preocupaciones, lo que estudiamos, el trabajo, una película… todo puede influir. Pero algo que sin duda nos va a determinar el sueño, es nuestro entorno.

Una estancia apacible, a temperatura suave, colores armónicos… ¿Qué hay mejor para conciliar el sueño, que un buen baño caliente y un pijama cómodo unido a una ropa de cama recién lavada y confortable? Sin duda es el cóctel perfecto para iniciar nuestro descanso.

Los materiales del entorno afectan a nuestro estado de ánimo y de salud. Utilizar en el dormitorio materiales de calidad, principalmente algodón, sostenibles y con estampados alegres y suaves, es un gran aliciente para aumentar el bienestar y promover un estado de calma y serenidad. El algodón absorbe la humedad y transpira, siendo un tejido muy suave con tacto agradable, el más indicado para hacer de tu cama un lugar más seguro y acogedor.

Os dejamos un pequeño truco, por si os cuesta conciliar el sueño: la luz verde nos ayuda a dormirnos con mayor facilidad. Podéis comprobarlo haciendo uso de un pequeño foco de LED multicolor regulable.

Si nos estáis leyendo justo antes de dormir, esperamos que con estos pequeños consejos os dispongáis a conciliar un feliz y reparador sueño.

¡Hasta mañana!

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Cesta

No hay más productos disponibles para comprar

Tu cesta está vacia.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos