Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Compra ahora, paga después o Fracciona tu pago con SeQura

CREA TU ZONA CHILLOUT EN 3 PASOS

Cuando nos mudamos a una nueva casa, la adaptamos o incluso cuando hacemos una reforma de la misma, siempre tenemos en cuenta los espacios básicos necesarios: los dormitorios, los baños, la cocina, el salón… Sin embargo a menudo nos acabamos olvidando de una zona igual de importante: la zona del relax. Por eso hoy vamos a hablar de la importancia de tener una zona chillout en casa y cómo prepararla fácilmente.

En general, no sólo percibir que nuestra casa nos incita a relajarnos, sino también que invite a hacerlo a nuestros familiares e invitados. Por eso merece la pena intentar introducir una zona especialmente concebida para esta finalidad. ¿Y dónde lo hacemos? Bueno, cada casa es literalmente un mundo, con un espacio y una distribución diferentes. Pero hoy vamos a intentar descubrirte que encontrar un rinconcito especial que invite a eliminar el estrés puede ser más sencillo de lo que cabe esperar.

En el jardín, en una habitación, en la buhardilla, en el porche, en la terraza, en el balcón… No existen las excusas. Por supuesto, tenemos que preparar esta estancia en función del espacio del que dispongamos, de si vamos a ubicarla dentro o fuera de la casa (más orientado al verano) y de nuestro presupuesto. Eso sí, la esencia siempre será la misma, invariablemente: relajarnos en solitario o en compañía, con un lugar tranquilo en el que poder escuchar música o hablar tranquilamente, tomar nuestra bebida favorita… En definitiva, desconectar y disfrutar.

Recuerda que lo más importante no es si compramos mobiliario más o menos costoso. Lo fundamental es encontrar el lugar idóneo. El lugar perfecto. Y en base a esa zona exacta, podremos darle un toque más zen, quizás más relajante o pude que más dinámico.

Zona chillout

Creando tu zona chillout: Una cama de día

Si vamos a instalar nuestra zona chillout dentro de la casa, será genial aprovechar un ventanal bien luminoso para instalar una cama de día. En realidad podemos comprar una a medida para este propósito, o también podemos reaprovechar una cama de la que ya dispongamos. Lo importante es asegurarnos de que sea esponjosa y que disponga de los cojines más cómodos (luego profundizaremos en ellos).

Si tenemos suficiente espacio en esa zona o habitación, podemos incluso utilizar una cama de matrimonio. A los niños les encantará y les fomentará llevar a cabo actividades como tumbarse a charlar, jugar, descansar… Atrévete y busca mantas y fundas nórdicas que destaquen y que le den una textura y una vida extra.

Creando tu zona chillout: Jugando con los sofás

Como decíamos antes, dependiendo de nuestro espacio y de nuestro presupuesto, nos adaptaremos de una manera o de otra. También podemos colocar un espacioso sofá chaise longue, en combinación o en sustitución de la cama de día. Pero si tenemos que adaptarnos o queremos lograr un efecto diferente, también podemos aprovechar palets (siempre bien lijados y barnizados, ¡que no quede ni una astilla!) para utilizarlos como sofás e incluso como mesas, con cojines y colchonetas. ¡Y es que es difícil cansarse de ellos! Si los colocamos en forma de “L”, casi por arte de magia invitarán a charlar.

¿Y qué hay de esos sillones y de esos sofás que ya no vamos a utilizar en el salón pero que en el fondo nos sabe mal jubilar por ser tan cómodos? Nada como unas buenas fundas para sofás para darles una segunda vida y reaprovecharlos en nuestra zona chillout.

Por regla general el color estrella para estas zonas suele ser el blanco, pero siempre podemos prepararlo según nuestros gustos.

Creando tu zona chillout: Cojines, muchos cojines

No importa qué estilo empleemos, si hay algo que resulta verdaderamente básico e indispensable en nuestra zona chillout son los cojines. Cojines, ¡muchos cojines! Aquí también juegan un factor importante los gustos de cada persona, pero lo ideal es utilizar cojines lisos en tonos claros. Por nuestra parte no podemos dejar de recomendaros inundar vuestra nueva estancia con cojines de don algodón. Los Piping en color beige, en gris o en cielo triunfarán.

Cojines don algodon para tu zona chillout

En el caso de que nuestra zona chillout sea de interior, puede resultar interesante combinar los cojines con cortinas de colores que encajen. Colores que marquen la diferencia en esa zona y la hagan especial. ¡Vamos a sacarle todo el partido a tu hogar!

Si estáis pensando en crear vuestra zona chillout en casa o si ya lo habéis hecho, nos encantará conocer vuestra experiencia y vuestras ideas.

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Cesta

No hay más productos disponibles para comprar

Tu cesta está vacia.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos