Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Compra ahora, paga después o Fracciona tu pago con SeQura

Cómo y con qué frecuencia lavar la ropa de cama

Lavar la ropa de cama es fundamental para mantener la higiene en nuestra habitación y evitar problemas de salud. Aunque no lo veamos a simple vista, los estornudos, la tos, el sudor y otras secreciones que desprende nuestro organismo se quedan impregnados en nuestra ropa de cama a través de bacterias y microbios. También otros residuos de nuestra piel como las cremas pueden ayudar a la proliferación de estos microorganismos en nuestras sábanas.

A todos nos gusta meternos en una cama suave, bien hecha, que transmita confort y ganas de dormir pero, sobre todo, que esté limpia. Por eso es importante que dediquemos tiempo a hacer una limpieza de nuestros artículos de cama. ¿Cómo? Te lo contamos a continuación:

Sabanas cama: la sábana bajera y la sábana encimera son las que están más en contacto con nuestra piel. Sobre todo en verano, cuando dormimos con pocas prendas y dejamos al aire las extremidades. El sudor y los residuos de nuestra piel se quedan más impregnados en ellas por lo que deberías lavarlas una vez a la semana.

Es aconsejable lavar las sábanas junto con las fundas de almohada por separado y a una temperatura alta, de más de 60º, para que los gérmenes desaparezcan por completo. No es necesario utilizar ningún detergente específico. Solo fíjate si la ropa es de color blanco u oscuro para utilizar el detergente correspondiente.

Hay que tener especial cuidado con las sabanas coralina al ponerlas en la lavadora ya que hay que escoger un programa especial apto para sintéticos debido a que la composición de este tipo de sábanas está hecha con fibras sintéticas que pueden estropearse más fácilmente.

Fundas almohada: tanto si dispones de funda almohada 90 o funda almohada 105, de 135 o de 150, el proceso que hemos de seguir es el mismo. Se aconseja lavarlas con una periodicidad mayor que la de las sábanas dado que los residuos de la piel de la cara como la crema o el sudor del cuello afectan más a los almohadones para cama.

Colcha o edredón: para estas prendas no hay que apurarse tanto. Al no estar en contacto directo con nuestra piel se mantienen mejor libres de gérmenes. Se aconseja lavarlos tan solo 2 veces al año como mínimo. Lo único que tienes que tener en cuenta es que el edredón o colcha que uses sea lavable en lavadora. De lo contrario, deberás llevarlo a la tintorería.

Protectores de colchón y de almohada: como bien indica su nombre, estos artículos protegen el colchón y la almohada y evitan que se estropeen fácilmente. Puedes lavarlo en casa con un programa habitual de lavado cada mes o cada dos meses dependiendo de su estado. Normalmente si no tiene cercos de color amarillentos significa que está limpio y se puede seguir usando por más tiempo.

¿Te ha parecido interesante? Si sigues estos consejos conseguirás que tu ropa de cama se mantenga en buen estado y alargue su vida útil. Además, te ayudará a dormir mejor y te encontrarás con más vitalidad al día siguiente. ¡Todo son ventajas!

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Cesta

No hay más productos disponibles para comprar

Tu cesta está vacia.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos