Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Compra ahora, paga después o Fracciona tu pago con SeQura

Cómo lavar las toallas de baño

Con el paso del tiempo y los usos, es muy probable que las toallas cojan un aspecto desgastado y un tacto áspero que tanto nos desagrada. Pero aunque no lo sabías, es posible que tu ropa de hogar no termine sus días de esta forma. A continuación, te ofrecemos algunos trucos para que consigas unas toallas más suaves y esponjosas.

La primera duda que muchas personas tienen es: ¿Hay que lavar las toallas antes de estrenarlas? Y la respuesta es sí. En este caso, se recomienda que el primer lavado sea con agua caliente y sin suavizante. La finalidad de este proceso es acabar con cualquier residuo derivado del proceso de fabricación. ¡Ah! Nunca mezcles toallas de varios colores en un primer lavado, ya que puedes llevarte un disgusto.

Trucos para que las toallas queden suaves y esponjosas

  • Vinagre y limón: la combinación perfecta. Antes de meter las toallas dentro de la lavadora, llena una cuba de agua fría y vierte un chorro de vinagre y de limón. Sumerge las toallas en la mezcla y deja que actúe aproximadamente una hora. Una vez realizado el proceso, enjuagar con agua fría para deshacerse de los restos. ¡No te olvides de escurrirlas bien! Algo que también funciona muy bien, es echar vinagre en la cubeta de la lavadora.

Este prelavado hará que las toallas no queden tan ásperas después del lavado.

  • Cuidado con el detergente. Una pequeña cantidad será suficiente para que las prendas queden impolutas.
  • Evita el suavizante y la lejía. Si lo usas, que sea en cantidades pequeñas y cuando las hayas lavado tres o cuatro veces. ¡Nada de lejía!
  • No sobrecargues el tambor. Intenta lavar en frío y olvídate de llenar la lavadora hasta arriba; las toallas necesitan su espacio para poder limpiarse adecuadamente. Además, evita introducir otras prendas que no sean toallas, especialmente aquellas que tengan botones o cremalleras, pues pueden romper las fibras.
  • Trata de utilizar secadora: Mete la colada dentro de la secadora junto a una pelota de tenis (así conseguirás frenar el efecto del roce entre las toallas) ¡Trucazo!

Si no cuentas con secadora, ¡no pasa nada! Sacúdelas bien para retirar el exceso de agua y tiéndelas al aire libre. ¡Nada de poner encima de radiadores! Evita exponerlas de manera directa al sol, puesto que terminaría con la suavidad de estas.

  • ¿Evitar el mal olor? ¡Muy fácil!
    • Evita ponerlas en el cesto de la ropa sucia si están un poco húmedas.
    • Intenta que no se queden mucho tiempo dentro de la lavadora tras el lavado.
    • No planches las toallas, ya que la humedad puede hacer que después aparezcan malos olores.

Las toallas de baño, además de ser un elemento decorativo indispensable en los lavabos, son esenciales en nuestro día a día para realizar las rutinas higiénicas. En Llartextil, ponemos a tu disposición una gran variedad de juegos de toallas de diferentes colores y estilos, de una increíble calidad. ¡Elige tu juego de toallas y sigue nuestros consejos para que sean más duraderas!

¿Necesitas consejo? Échale un vistazo a nuestro post: Las mejores toallas para tu baño y elige el juego que más se adapte a tus necesidades!

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Cesta

No hay más productos disponibles para comprar

Tu cesta está vacia.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos