Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Compra ahora, paga después o Fracciona tu pago con SeQura

GUÍA DE SÁBANAS: ELIJE LA TELA Y EL ESTILO PERFECTO PARA TU CAMA

Dormir con unas sábanas de calidad es el punto de partida para tener una estupenda noche de descanso. No sólo nos brindarán una sensación de confort y comodidad durante toda la noche, sino que también ayuda a crear un mejor ambiente y a decorar nuestro dormitorio.

Eso sí, no todas las sábanas son iguales. Y una de las principales diferencias la encontraremos en los materiales. Ahí entran en juego nuestros gustos, nuestras preferencias y por supuesto la temperatura que haga en nuestra zona según la época del año. Estos son los mejores materiales de los que pueden estar compuestas nuestras sábanas:

DE PERCAL

El percal es suave y transpirable. También se le conoce como algodón egipcio, ya que en el Nilo se cultiva el algodón más largo.

Unas sábanas de percal son ideales cuando queremos estar calentitos por la noche, pero manteniendo nuestra cama transpirable. Su tela es realmente liviana, además de muy duradera. Una de sus principales características es que, si cuidamos su tejido, su textura va mejorando con el paso del tiempo, en vez de deteriorarse.

Unas sábanas de algodón egipcio conferirán automáticamente un toque de elegancia en la habitación, ya que además es una tela que no se arruga tanto, dando otro aspecto a nuestra cama.

DE SATÉN

¿Quieres convertir rápidamente tu dormitorio en una estupenda cama de hotel? Unas sábanas de satén son la mejor opción. Podríamos decir que al igual que con el percal, se trata de tejido elaborado con algodón egipcio de primera calidad, pero a diferencia del anterior, presenta una textura todavía más suave y sedosa.

Son estupendas para protegerse del frío, ya que la tela es más compacta y retiene mejor nuestro calor corporal, ofreciéndonos una sensación de calidez y comodidad durante toda la noche. Además tampoco se arruga fácilmente, por lo que puedes optar por no plancharlas y sin cuidados específicos sin problema alguno. Son extremadamente elegantes, hasta el punto de que te sabrá mal incluso taparlas con una colcha y no dejarlas a la vista.

SÁBANA PERCAL

ALGODÓN DE RIZO

Las sábanas de algodón rizado están hechas 100% de algodón, pero resultan realmente suaves, equiparables incluso a las sábanas de franela. Esto se consigue gracias a dos procesos muy concretos: un cepillado y un lavado especiales. El resultado se nota.

Estas sábanas retienen mejor el calor que las de percal, sin llegar a ser tan calentitas como las de satén. Mantienen su estupenda transpirabilidad, por lo que son una opción estupenda para mantenerlas durante todo el año.

Además, las sábanas de algodón rizado tienen ese toque atemporal que logra encajar y mejorar prácticamente cualquier estilo decorativo.

CUIDA EL TEJIDO

Por lo general las sábanas son bastante sencillas de mantener, pudiéndose lavar a máquina, sin necesidad de lavar en seco o de utilizar detergentes especiales. Según el tejido, podemos utilizar agua fría o tibia o un detergente más líquido. Es mejor evitar los suavizantes, así como productos para blanquear, pues podrían dañar el color de la tela.

Teniendo en cuenta estas pequeñas precauciones podremos prolongar la vida útil de nuestras sábanas, garantizando que mantengan el mismo color que cuando las estrenamos. La ropa de cama se puede planchar a poca potencia si queremos que quede más lisa.

¿Cada cuánto tiempo conviene lavar las sábanas? Bien, lo habitual es lavar nuestra ropa de cama una vez a la semana. Aunque hay casos en los que si tenemos perros o gatos, o si sufrimos asma o afecciones similares, convendría lavarlas cada tres o cuatro días y no esperar a la semana. Por eso es fundamental tener, como mínimo, dos juegos de sábanas. Mejor aún si tenemos un mínimo de tres, por asegurarnos tener siempre uno limpio para nuestro dormitorio.

Conviene guardar siempre los juegos de sábanas de repuesto en un lugar al que no le de directamente la luz solar, para evitar que se decoloren.

MANTÉN LAS SÁBANAS BAJERAS BIEN SUJETAS

No importa la calidad de las sábanas ni lo agradables que sean, porque si la sábana bajera no está bien colocada y se suelta del colchón, resultará muy incómodo. Evitarlo es tan sencillo como prestar atención al grosor de nuestro colchón a la hora de comprar nuestro juego de sábanas o sábana bajera. Hay personas que compran tallas más grandes para asegurarse de que cubren su colchón, pero si el tamaño es excesivo, al final quedarán sueltas y se también se descolocarán. Merece la pena tomarse la molestia de medir nuestro colchón y comprobar bien el tamaño de la sábana bajera. Ah, ¡y hay que evitar utilizar secadoras a demasiada potencia con nuestras sábanas porque si no pueden acabar encogiendo!

En todo caso, si ya tenemos nuestras sábanas y no tenemos intención de cambiarlas ni de renovar el colchón a corto plazo, una solución intermedia sería utilizar clips en las cuatro esquinas. Es una manera bastante eficaz de asegurarnos de que la sábana bajera no se salga.

Si estás valorando comprar un nuevo juego de sábanas, no dudes en revisar el surtido de ropa de cama de Llar, que incluye satén, percal y algodón rizado. Escoge un juego completo o haz tu propia combinación combinando la funda de almohada, la sábana encimera y la sábana bajera.

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Cesta

No hay más productos disponibles para comprar

Tu cesta está vacia.

¿Aun no te has decidido?

Tenemos un montón de opciones que te encantarán

Ver productos